11 September 2006

Libre como Victor Jara / Free as Victor Jara

Un nuevo 11 de septiembre es un tiempo de recuerdos tristes, de una época donde se soltaron los perros de caza y el fin justificó los medios destruyendo miles de sueños. Pero entre toda esa masacre y brutalidad, el canto y la sonrisa de Victor brillan hasta nuestros agitados días, donde otras formas de esclavitud nos amenazan... hoy en una bicicleta también tratamos de ser libres enfrentando la intolerancia y la discriminación clasista de los que se creen dueños de las calles contaminando sin pudor.

"Mi canto es un canto libre
que se quiere regalar
a quien le estreche su mano
a quien quiera disparar.

Mi canto es una cadena
sin comienzo ni final
y en cada eslabón se encuentra
el canto de los demás..."


Canten sus canciones, escúchenlas hablar de los problemas que aún se mantienen en nuestro país, de la esperanza por vivir mejor... sonrían a la adversidad como él lo hizo cantando hasta el final, un 16 de septiembre de 1973 en el estadio que lleva su nombre.

2 comments:

At 11/9/06 5:46 AM, Anonymous Anonymous said...

SOMOS CINCO MIL

Somos cinco mil
en esta pequeña parte de la ciudad.
Somos cinco mil
¿Cuántos seremos en total
en las ciudades y en todo el país?
Solo aquí
diez mil manos siembran
y hacen andar las fabricas.


¡Cuánta humanidad
con hambre, frío, pánico, dolor,
presión moral, terror y locura!


Seis de los nuestros se perdieron
en el espacio de las estrellas.


Un muerto, un golpeado como jamás creí
se podría golpear a un ser humano.
Los otros cuatro quisieron quitarse todos los temores
uno saltó al vacío,
otro golpeándose la cabeza contra el muro,
pero todos con la mirada fija de la muerte.


¡Qué espanto causa el rostro del fascismo!
Llevan a cabo sus planes con precisión artera
Sin importarles nada.
La sangre para ellos son medallas.
La matanza es acto de heroísmo
¿Es este el mundo que creaste, dios mio?
¿Para esto tus siete días de asombro y trabajo?
en estas cuatro murallas solo existe un número
que no progresa,
que lentamente querrá más muerte.


Pero de pronto me golpea la conciencia
y veo esta marea sin latido,
pero con el pulso de las máquinas
y los militares mostrando su rostro de matrona
llena de dulzura.


¿Y Mexico, Cuba y el mundo?
¡Que griten esta ignominia!
Somos diez mil manos menos
que no producen.


¿Cuántos somos en toda la Patria?
La sangre del compañero Presidente
golpea más fuerte que bombas y metrallas
Así golpeará nuestro puño nuevamente


¡Canto que mal me sales
Cuando tengo que cantar espanto!
Espanto como el que vivo
como el que muero, espanto.
De verme entre tanto y tantos
momentos del infinito
en que el silencio y el grito
son las metas de este canto.
Lo que veo nunca vi,
lo que he sentido y que siento
hará brotar el momento...


Grande Victor....
gracias por acordarte!
syntaxe

 
At 20/9/06 11:34 AM, Blogger andre said...

This comment has been removed by a blog administrator.

 

Post a Comment

<< Home